MÁS QUE UVA

Nuestros orígenes

Vino de los dioses al siglo XXI

Los primeros sorbos de vino se dieron casi al compás de los primitivos pasos de la Historia. Según los griegos, el dios Dioniso enseñó a los hombres a cultivar la vid y el vino, y fue precisamente el pueblo heleno el que lo introdujo en la Península Ibérica.

Aunque se tiene constancia del desarrollo de la agricultura por parte de los vacceos, los primeros moradores de la comarca, no sería hasta la conquista romana -siglo II a.C- cuando se empezó a tener constancia y una mayor difusión de la producción del vino. De hecho, los romanos llegaron a considerar el vino como un elemento indispensable para socializar, en torno al cual se acuñó la expresión In vino veritas (en el vino está la verdad).

La Edad Media trajo consigo el nacimiento de las órdenes monásticas y con ellas, leyes favorables al cultivo del vino y por ende, la consolidación de su producción. No en vano, fue durante este período cuando se extendió su consumo a todas las clases sociales hasta convertirse, junto al pan, en bien de primera necesidad. Al mismo tiempo, se empezó a popularizar los barriles de roble y castaño para su transporte.
Más tarde vendría la filoxera… y en Francia se empezó hablar de los vinos de Cigales, ya que los caldos de la zona fueron hasta Burdeos vía puerto de Pasajes para reemplazar a los franceses.

Y por fin, en 1957…

Un puñado de viticultores de la zona, sabedores de tener un producto de calidad única y demandado en todos los mercados vitícolas, fundan la Bodega Cooperativa de Cigales logrando crear una de las empresas vitivinícolas más significativas y emblemáticas de Castilla y León.

VINOS COOPERATIVA CIGALES

Compra online